Para trabajar en casa es necesario crear un ambiente a prueba de distracciones. Principalmente si eres dueño de tu propio negocio, eres tú quien debe estar atento y asegurarte de que tu rendimiento esté en el nivel esperado. Sin embargo, si trabajas en un ambiente inadecuado, por ejemplo, con el portátil sobre la cama, por supuesto que tu rendimiento será perjudicial y, en tu caso, también tu salud.
Una vez que tengas montada tu web y empieces escribir tus post podrás poner publicidad de Adsense y cobrar dinero de Google en función de los clicks que tengas. Por ello es importante que escojas bien el contenido del qué quieres hablar y que escribas contenidos relevantes y que interesen a tu público. El dinero que ganes irá en función del tráfico que tenga tu web, y para ello, necesitarás una buena estrategia SEO y tener unos contenidos buenos y actualizados. Esto además se complementa con el anterior punto de afiliación ya que podrás recomendar productos que a ti te gusten y si los lectores compran a través de tus enlaces de afiliación podrás también cobrar dinero sin necesidad de trabajar.
Para trabajar como freelance por Internet simplemente debes registrarte en alguno de los sitios web dedicados a freelancers que existen (los cuales funcionan como intermediarios entre freelancers y potenciales clientes y, por tanto, te ayudan a conseguir clientes), crear un perfil en donde señales los trabajos que ofreces y publiques muestras de trabajos que ya hayas realizado, responder las consultas que te hagan los interesados en tu trabajo, y esperar que alguno te contrate.
De todas formas, no todas las páginas web miden con igual importancia su número de visitas; pues la conversión puede tener un rango más elevado; ey en definitiva la calidad prima sobre la cantidad puesto que en éstas páginas se realizan procesos de venta Es lógico, ¿de qué le serviría a una tienda online tener millones de visitas y pocas ventas, no creen?. Mucho mejor tener menos visitas y más resultados. Más conversión; o traducido : ventas.
Feedback: Según el autor, la relación se ha comenzado a construir. El usuario está en estado de flujo y además no se exaspera en su navegación. Ha llegado el momento de seguir dialogando y sacar partido de la información a través del conocimiento del usuario. Internet da la oportunidad de preguntar al cliente qué le gusta y qué le gustaría mejorar. En definitiva, dialogar con el cliente para conocerlo mejor y construir una relación basada en sus necesidades para personalizar en función de esto la página después de cada contacto.

Cual es dirigir el trafico en el marketing digital

×